¿Qué es el dinero?

En nuestro día a día lo utilizamos de manera mecánica, compramos con él, vendemos y los recibimos, lo ahorramos, lo invertimos, lo mandamos por transferencias o depósitos, lo prestamos (o nos lo prestan), etc. Pero, ¿Alguna vez te has detenido a analizar qué es en sí el dinero?

Podríamos decir que es un pedazo de papel o de metal acuñado si lo vemos en su forma más simple, pero lo que le da valor al dinero radica en otras cosas y características que posee en sí.

Los diccionarios lo definen como: “Todo activo o bien aceptado como medio de pago o medición del valor por los agentes económicos para sus intercambios y además cumple con la función de ser unidad de cuenta y depósito de valor.”

Lo que nos indica esto, es que, el dinero se usa como medio de cambio por bienes y servicios, así mismo es una unidad que mide el valor de las cosas y la riqueza. El dinero es el sustituto de los antiguos sistemas económicos basados en el trueque de mercancías, lo cual resultaba ineficiente a la hora de realizar transacciones, ya que no había una medida de valor como parámetro.

La primera moneda de la que se tiene registro fue acuñada por el pueblo lidio entre los siglos V-Vll. En la antigua Roma se utilizaba el denario de oro, del cual proviene la palabra “dinero” que usamos actualmente.

Resultado de imagen para denario romano
Denario Romano, con la imagen de Julio Cesar.

El dinero que utilizamos en nuestro día a día está respaldado por un banco central el cual está encargado de fabricarlo, designarlo de manera oficial como medio de cambio y ponerlo en circulación. Pero, se preguntará: ¿Qué es lo que hace que ese pedazo de papel o moneda tenga valor? 

Por mucho tiempo el dinero estuvo en el patrón oro, es decir que su valor y cuanto había en circulación, estaba definido por cuanto oro tenían en sus  reservas los países, tiempo después por cuestiones de estudio macro económico, los países empezaron a cambiar al patrón de dinero fiduciario, lo que quiere decir, que su valor no depende de elementos externos, en vez, depende de la política gubernamental, la cual decide cuánto dinero se imprime a lo largo de un año o en casos de emergencias económicas. Las políticas monetarias son establecidas por el Banco Central, los cuales en la mayoría del mundo son autónomos de cualquier rama de los poderes de una nación.

Entonces, ellos determinan cuánto dinero poner en circulación lo cual da movimientos de oferta/demanda, que hacen que el valor del dinero tenga un valor intrínseco de acuerdo a la escasez o abundancia que haya de éste. Pero no se puede imprimir de manera ilimitada el dinero o dejar de imprimirlo, esto causaría inflación o deflación.  

Anuncios

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s